Blog Post

Noticias Cha3
29 diciembre 2018

Vals vienés

La palabra vals proviene del verbo alemán walzen, que significa girar.  Es un baile de tres tiempos que, según los historiadores, sus orígenes podrían ser: unas antiguas danzas germanas medievales, un baile de la región de Baviera denominado “Nachtanz” de los siglos XII y XIII, la danza francesa “volte o volta” del siglo XVI; o la danza “Carmaglone” de la época de la revolución francesa.

Sin embargo, lo más extendido es considerar que el vals tiene su origen en los “Landler” que son danzas campesinas del sur de Alemania y Austria. Estas danzas no eran bien vistas por la alta sociedad. Libros y revistas de la época e incluso personajes, como Mr. Byron, lo consideraban inmoral al ser bailado en pareja y con abrazo cerrado. No fue hasta la segunda mitad del siglo XIII cuando empieza a ser aceptado y ser bailado en elegantes salones por la burguesía y la nobleza en sus fiestas sociales. Alcanza su máximo apogeo en el siglo XIX, con tres compositores e intérpretes clave, Johann Strauss padre, Josef Lanner y Johann Strauss hijo. En la foto puede apreciarse el típico salón de baile de la época (“El vals vienés”, pintura de Vladimir Pervunensky del año 2007).

Dicen que el vals por excelencia es el Danubio azul, compuesto en 1887 por Johan Strauss hijo, que a su muerte en 1899 fue tocado por todas las orquestas de Viena al paso del féretro. Actualmente, es tradicional que en las bodas los novios abran el baile un vals vienés.

El Vals vienés es uno de los bailes más elegantes, pero a la vez más complejos de los bailes de salón. Si tenemos en cuenta que la música tiene entre 58 a 60 compases por minuto, y que en cada compás de 3 x 4 se dan tres pasos, el resultado son 174 a 180 pisadas por minutos. A ese ritmo vertiginoso los bailarines giran constantemente a derecha o izquierda, intercalando pasos de cambio no giratorios para cambiar el sentido de rotación, avanzando siempre por la pista en el sentido contrario a las agujas del reloj. Es importante señalar que el auténtico vals vienés consiste sólo en giros y pasos de cambio. Otros movimientos como los fleckerls, figuras de estilo americano y giros laterales son invenciones modernas.

La dificultad del vals vienés dio lugar a otros valses más tranquilos como el Boston o el vals inglés.